Evidencia y Experiencia

Miércoles, 10 Septiembre   

La patogénesis de la degeneración articular responsable del síndrome clínico de la artrosis permanece desconocida, pero diferentes estudios han demostrado que el envejecimiento del cartílago es un factor de riesgo principal.

El condroitín sulfato  es un fármaco de acción sintomática lenta de demostrada eficacia para el tratamiento de la artrosis. Existe numerosa evidencia de la superioridad del mismo frente a placebo y frente a antiinflamatorios, tanto en la reducción del dolor como en mejoría de la capacidad funcional.

Junto a estos patrones de eficacia, existe evidencia clínica y probada experiencia de su buena tolerabilidad, marcándolo como un fármaco con excelente perfil de seguridad. Paralelamente, los estudios de farmacocinética han establecido que se pueden mostrar efectos farmacológicos hasta 3 meses después de su suspensión.

Las modernas técnicas de farmacoeconomía han mostrado que los perfiles clínicos de los pacientes en tratamiento con CS muestran un eficaz costo-beneficio, y finalmente se ha demostrado su potencial para retrasar la progresión de la artrosis.


Tags: ,